Barranco de los Algezares y ascensión al Morro Blanco (Sierra de las Moreras)

Rutas de senderismo

Esta excursión recorre uno de los parajes más emblemáticos del municipio, la Sierra de las Moreras. Comparte denominación con la Rambla de las Moreras por la abundancia en sus inmediaciones de estos árboles varios siglos atrás. Esta sierra, como otras, sufrió graves deforestaciones en el siglo XVI debido a la necesidad de combustible para los hornos mineros. La excursión atraviesa varias zonas de extracción de yesos y hornos de calcinación de los mismos.


Dificultad física

Hay que realizar pequeños esfuerzos para superar pequeñas rampas y/o la duración no supera las tres horas.

Dificultad técnica

Senderos con tramos pedregosos o senderos sobre terrenos abruptos. El recorrido puede ser difuso o difícil de seguir.

Distancias

3,3 km (sólo ida)

Desnivel

Altura de salida: 60 msm.
Cota máxima: 488 msm en la cima.

Duración

3 horas y media aproximadamente.

Coordenadas para GPS (UTM DATUM E1950)

Inicio: X 647021 Y 4161727
Casa del Barranco: X 646954 Y 4160489
Collado: X 647131 Y 4160242


Aparentemente la ruta carece de riqueza vegetal, pero en esta excursión conoceremos el corazón mismo de la sierra donde descubriremos un bosque de pinos y a continuación, en el ascenso al Víboras o Morro Blanco, disfrutaremos de la gran panorámica que ofrece su cima y podremos descubrir su riqueza botánica y fáunica. No en vano, esta sierra disfruta de las protecciones de su catalogación como Paisaje Protegido, LIC (Lugar de Interés Comunitario) y ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) por lo que hay que rogar precaución y esmero para minimizar daños a la flora y fauna durante el recorrido.

Botánicamente destacamos los cornicales, palmitos, orovales, aromáticas como tomillo, romero, artemisa y lavanda y en una zona apartada de la sierra una población de “Ciprés de Cartagena”, un íbero africanismo además de alguna sabina en los roquedos, jaras, sin dejar atrás herbáceas como los ombligos de Venus, orquídea abejera, etcétera. En cuanto a la fauna existe la posibilidad de sorprendernos con la tortuga mora, águila perdiguera, halcón peregrino y búho real.

Recorridos

Al entrar en el camino encontramos las ruinas de una casa. Aparcamos y nos preparamos para la marcha. A la derecha de la casa veremos que se aparta hacia la sierra un camino por el que debemos continuar sin mayores dificultades. Tras un lomita llegaremos a un cultivo de olivos que el camino rodea, y continuamos encarando el inicio del Barranco de los Algezares. Nos introducimos en él pasando junto a una tubería que cruza el barranco perpendicularmente. Nuestro camino continúa recto dejando atrás la tubería para, a pocos metros, desaparecer como camino y convertirse en un sendero algo pedregoso. A nuestra izquierda, al otro lado del barranco, nos acompañan los vestigios y retazos del antiguo camino minero que transportaba la producción de yeso del barranco y las tierras “láguenas”.

Seguimos por el sendero y a nuestra derecha encontraremos una pequeña y antigua cantera de extracción de tierras “láguenas” de color azulado.

El sendero continúa un poco más hasta llegar al lecho del barranco. En este punto el sendero se bifurca. El sendero continúa hacia la derecha en dirección a las ruinas de una pequeña casa que se encuentra sobre una morra a media altura en la ladera.

Estas ruinas van a ser nuestra referencia para orientarnos. Continuamos por el sendero en dirección a la casa apartándonos ligera y paulatinamente del lecho del barranco por su margen izquierdo. No seguir por otro sendero que evoluciona por el mismo lecho del barranco en dirección suroeste. Si lo hiciéramos, comenzaríamos el sendero “rosa” que a continuación describimos brevemente.

Ruta Rosa

Variante del Collado de la Paridera

Distancias: 4,5 km aproximadamente (solo ida)

Se trata de una antigua vereda para cruzar la sierra por el Collado de la Paridera. El inicio hasta el collado es bastante sencillo desde el lugar donde estamos. Pero hemos de hacer una advertencia; en el barranco, junto al sendero, hay un pozo de unos ocho o diez metros de profundidad sin protección, de modo que rogamos atención. Más adelante, después de pasar el collado, la vereda va desapareciendo. No tiene problemas de orientación, debido a que el propio barranco nos conduce por su lecho pero, ahora hacia abajo. Justo cuando estamos a punto de llegar al final del barranco, alcanzamos las dificultades. Desaconsejamos la ruta para personas no muy habituadas a los terrenos escarpados e inclinados. Éste es el punto de dificultad 5 dentro de nuestra escala de dificultad técnica.

Una vez se haya superado el final del barranco, nos encontramos con un embalse de riego y un camino que conduce a unos invernaderos. Como se puede ver en la ortofotografía, seguiremos por el margen de la plantación hasta encontrarnos con un camino semi-abandonado detrás de unos montículos de tierra. Éste llega hasta la ruta roja. Una vez allí, decidimos que variante escoger.

Continúa y atraviesa una antigua zona de extracción de yesos que conserva vestigios de rudimentarios hornos. Esta zona de hornos está dividida en dos terrazas, una más alta que otra, donde el sendero se divide para pasar por las dos. Es indistinto pasar por una u otra, siempre que no perdamos la referencia de las ruinas de la casa que ya hemos empezado a no poder ver por la diferencia de altura y vegetación que nos separa de ella. Es un buen lugar para descansar. Si les apetece hacer la foto de rigor y emprender el regreso, todo el recorrido hasta este punto ha sido un paseo suficiente para conocer el Barranco de los Algezares.

Los demás continuaremos en dirección a la casa. Nos veremos obligados a subir por una pendiente muy fuerte, que asciende perpendicularmente por una escorrentía hecha vereda por los excursionistas, hasta la casa.

Una vez llegamos allí aprovechamos para recuperarnos. El sendero parte desde la izquierda de la casa y se dirige hacia el collado que se encuentra al sur. Nos encaminamos hacia el collado por una inclinada vereda que se bifurca y se entremezcla consigo misma de forma errática. Otro esfuerzo nos llevará hasta el collado. Nos encontramos, por primera vez, la gran panorámica de la costa de Mazarrón.

El collado es un buen lugar para dar por concluida la excursión a los que no quieran afrontar el último tramo que se desarrolla campo através. El pico de nuestra derecha es El Víboras de 488 mts (en los mapas 1:25.000 el I.G.N. aparece como Morro Blanco), objetivo final de la excursión. Para emprender este último tramo no podemos dar muchas indicaciones, ya que no existe un itinerario definido. Al principio aparece una vereda que conduce al pico pero después, prácticamente desaparece. Extremaremos las precauciones por lo perpendicular y agreste del terreno. En la cima contemplaremos una amplísima y maravillosa vista de todo el municipio. Entre las grietas de la piedra, en la base del vértice geodésico, suele haber un pequeño cuaderno de cumbre para que los visitantes del lugar plasmen unos pensamientos. Después hay que dejarlo bien protegido en el lugar que se halló. El regreso se hace por el mismo lugar que vinimos. Enhorabuena y disfrutad del momento y de las vistas.

Rutas de senderismo
Encuentra
ALOJAMIENTO

Reserva on line
Piscina
Accesible discapacitados
Buscar
Encuentra
RESTAURANTES
Primera línea de playa
Gastronomía murciana
Buscar
Agenda
MAZARRÓN

Buscar
**encuentra-actividades**
Buscar
Encuentra
OFERTAS
Buscar

Comparte Mazarrón

Información Turística

968 59 44 26

Newsletter